Pueblo de millones de banderas


Por Norton Contreras Robledo (Gotemburgo/Suecia)

I

El día el 28 de junio de 2009,
Las fuerzas armadas al mando del teniente coronel
René Antonio Herpburn Bueso
dieron el golpe de estado en Honduras.
Sustituyeron al presidente constitucional Manuel Zelaya.
Nombraron presidente a Roberto Micheletti,
títere de la burguesía,
lacayo de la oligarquía.
Llegaron escondidos en la cobardía, vestían
uniformes de traidores.
Las armas que portaban, estaban bendecidas
con el odio de las clases dominantes.
Llegaron al alba, escondidos en las
últimas sombras de la noche.
Vestían uniformes de traidores.
Las caras camufladas con pintura.
Aliento nauseabundo de bestias asesinas,
ojos metálicos, muerte reflejada en las pupilas.

II

Pueblo de millones de banderas,
desde el vientre del pueblo
desde las profundidades de la vida,
los partidos, las organizaciones paren. Y nace
El Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado.
Son los obreros y campesinos, los pueblos indígenas,
las mujeres en resistencia,
los jóvenes y los estudiantes, un sector de la iglesia católica
y evangélica no golpista; los Artistas Contra el golpe,
Pueblo en lucha, Pueblo Alzao.
La resistencia continúa.
Desde las lejanías ancestrales
Emerge la presencia de; Hunab Kú,
Itzamná, Kinich Ahau, Ixchel, Kukulkán,
Yum kaax, Nal. Todos ellos junto a la gente,
manteniendo en las calles las luchas
populares por la democracia.
Van portando banderas libertarias
al cielo enarboladas.

III

Estos versos son las verdades que surgen
desde las profundidades de la vida,
donde yacen los cuerpos de los asesinados.
Yo canto con su silencio de vidas sepultadas,
canto por ellos y hablo sus verdades.
A través de mis venas y mi sangre viene el testimonio
de los que ayer cayeron.
Y sus demandas de que la poesía diga las verdades,
no las que dicen los dueños del poder
y los medios de comunicación.
Sino la de los que pagan con sus vidas,
En defensa de la libertad y la democracia.

IV

En estos tiempos revueltos, en que los medios de
comunicación tergiversan la verdad,
enajenan las conciencias según sus intereses.
Levantamos las palabras y reivindicamos la poesía,
liberamos los versos como un canto, como un
grito... un arma de lucha presente y futura.
Poesía contingente y libertaria,
son las voces de las gentes,
de la resistencia del pueblo hondureño.
En estos tiempos revueltos alienantes,
cuando los lobos se disfrazan de cordero,
y los corderos son lacayos del imperio,
Liberamos las palabras y revindicamos la poesía,
construimos banderas con los versos.
Las levantamos enarboladas al viento
como un canto de solidaridad con Honduras,
pueblo de millones de banderas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores